Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

¡Una maravilla de semilla!

Las semillas de maravilla o girasol nacen al medio de la flor, rodeadas por una cáscara negra. Se usan para extraer su aceite o para sacarles la cáscara y tostarlas, convirtiéndolas en una de las colaciones más populares dentro del mundo de las semillas. Las puedes incluir en ensaladas, yogures, batidos, granolas o comer simplemente solas.

Junto con su rico sabor, son ricas en fibra, vitamina E, Omega 6, fósforo, magnesio, potasio y zinc. 

• Corazón: al tener vitamina E funciona como un poderoso antioxidante y ayuda a reducir los niveles de colesterol. Consumir 30 gramos de semillas de girasol al día podrían ayudar a reducir el colesterol total. 

• Antinflamatorio: su alto contenido de vitamina E ayudaría a reducir la inflamación crónica, que puede ser causada por múltiples enfermedades. 

• Piel y pelo: las semillas de maravilla tienen vitamina E y biotina, que ayudan a una piel y pelo sanos. Sus ácidos grasos esenciales ayudan a mantener la piel hidratada, creando una barrera protectora sobre ésta.  

• Glicemia: al igual que todos los alimentos ricos en fibra, ayuda a controlar el azúcar en la sangre, porque la fibra ayuda a disminuir la absorción de azúcar.

• Huesos y músculos: ayudan a combatir la pérdida ósea y los calambres musculares. Aporta magnesio que es muy importante para regular la presión arterial, para el buen funcionamiento de las células y la salud del corazón en general.  También contribuye a la salud de los huesos, previniendo enfermedades como la osteoporosis y al buen funcionamiento de los músculos. 

• Ánimo: son ricas en triptófano, que es precursor de la serotonina, un   neurotransmisor  (molécula que permite la comunicación entre una neurona y otra) que mejora el estado de ánimo. 

Entre podemos hacerlo