Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

Una lenteja entre algodones

Cada vez son más comunes los huertos caseros, una forma fácil y sencilla de aportar a un consumo respetuoso con el planeta y a disminuir los efectos del cambio climático. Lo mejor de todo, es que no necesitas grandes espacios, puedes aprovechar una terraza, un balcón o incluso en una pared que esté en contacto diariamente con la luz del sol.

Un primer paso para iniciarse en el camino de las huertas caseras, puede ser plantar una lenteja en un vaso y observar cómo va creciendo. Para esto necesitas:

Materiales

  • Un vaso de plástico, de vidrio o un pote de yogurt vacío
  • Lentejas/garbanzos o porotos
  • Algodones
  • Agua

Preparación

  1. Humedece un poco de algodón y ponlo en el vaso o pote de yogur (hasta la mitad).
  2. Coloca tres o cuatro lentejas entre los algodones.
  3. Pon el vaso cerca de la ventana y humedece el algodón todos los días.

¡Al pasar los días irás viendo cómo va creciendo tu semilla!

Entre podemos hacerlo