Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

¿Qué son los malos hábitos?

Una alimentación sana te entrega un estado de salud óptimo y favorece el bienestar general, tanto físico como psíquico, cubriendo las necesidades energéticas. Cuando tenemos malos hábitos alimenticios, esto no ocurre.

Principales errores en la alimentación de los niños/as: 

  1. Un desayuno incompleto:  El desayuno se considera la comida más importante del día porque prepara el cuerpo para comenzar la jornada con energía. Reducir el desayuno a un café o un snack, puede afectar a corto y largo plazo el rendimiento académico y deportivo de los niños y niñas. 
  2. Falta de rutinas y horarios para la comida:  establecer un horario de comidas ayuda al apetito y la digestión de los niños, así como su disciplina. Cinco comidas diarias, tres principales y dos meriendas, los ayudará a asimilar mejor los nutrientes de los alimentos y evitar el sobrepeso.
  3. Darle porciones de adulto: servir porciones de adultos a los niños es uno de los errores de alimentación más fácilmente evitables. Ellos no tienen la misma capacidad estomacal ni la misma necesidad nutricional que los adultos.
  4. Alimentos procesados: desde pequeños les damos alimentos procesados ricos en grasas y aditivos. Debemos controlar el consumo de estos productos e introducir legumbres, frutas y verduras, carbohidratos y proteínas. 
  5. Premiar con alimentos poco saludables: tendemos a premiar a los niños con productos que ofrecen pocos nutrientes y muchas grasas y aditivos. Cambiemos a alternativas más saludables.  

Entendemos por malos hábitos el exceso, falta, mala calidad u horarios inadecuados en las comidas. Una mala alimentación traspasa todos los aspectos de tu vida, con consecuencias tanto físicas como sicológicas, que vienen de la falta de ciertos nutrientes importantes para el desarrollo y actividad cerebral. 

Entre podemos hacerlo