Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

Niños sanos = adultos sanos

Tu salud de adulto será, en parte, el reflejo de la alimentación y de los hábitos que tuviste siendo niño. Una mala alimentación y hábitos poco saludables te pueden traer graves consecuencias para el futuro

Por ejemplo, una alimentación desequilibrada, rica en azucares y grasas, sumada a la falta de ejercicio, puede provocar obesidad. Un niño obeso tiene el 80% de posibilidades de ser un adulto obeso, con todas las enfermedades que esto trae: diabetes tipo 2, problemas al corazón, a los huesos y problemas de autoestima, entre otras. De ahí la importancia de cuidarnos cuando niños y crear hábitos saludables para tener una mejor calidad de vida y garantizar un buen desarrollo.

¿Que entendemos por hábitos saludables?

Alimentación sana: consumir alimentos de todos los grupos controlando la cantidad con el fin de evitar el sobrepeso. La forma en que comemos se educa cuando niños y se mantiene cuando adultos. Es importante establecer horarios para evitar el picoteo.

Hacer ejercicio: el ejercicio es el mejor compañero para prevenir problemas de salud y tener un buen desarrollo. Tómalo como una actividad entretenida que no sólo ayudará en tu desarrollo físico, sino que también impactará en tu salud mental y en tu forma de relacionarte con el resto, todo lo que hará de ti un adulto sano.

Tomar mucha agua: gran porcentaje de nuestro cuerpo es agua y por eso es fundamental mantenernos hidratados. Si te creas el hábito de tomar agua varias veces al día, tu cuerpo lo agradecerá toda la vida.

Cuidar la higiene personal: lavarse las manos cada vez que entramos a la casa, antes y después de comer, después de ir al baño o estornudar, es esencial para evitar infecciones. El lavado de dientes es muy importante para la salud bucal, de lo contrario cuando adulto puedes tener problemas en las encías o a la larga perder algunos dientes.

Dormir: dormir las horas indicadas de acuerdo a la edad es muy importante durante la infancia y adolescencia.  Se deben evitar las actividades estimulantes antes de acostarse, tener una pieza con iluminación suave y estar relajados para garantizar el descanso.

El 90% de los huesos se forman durante la niñez, por eso el consumo de calcio es vital. Un niño que no consume calcio será un adulto más bajo, con huesos más débiles y con riesgo de sufrir enfermedades como la osteoporosis.

Entre podemos hacerlo