Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

Naranja: fuente de vitamina C

Esta fruta es un regalo que nos da el invierno para combatir los resfríos tan comunes en esta época. Es un alimento rico en vitamina C, A, B, fibra, potasio y ácido fólico.

  • Aumentan las defensas: la vitamina C es un antioxidante que ayuda a aliviar los síntomas de ciertas enfermedades, entre ellas, los resfríos.
  • Combaten la anemia: la vitamina C favorece la absorción del hierro, por eso es recomendable consumirlas en conjunto con remedios para la anemia para acelerar la recuperación.
  • Favorecen la buena circulación: evita la formación de coágulos, protege los vasos sanguíneos, refuerzan la pared de los vasos capilares y entregan mayor elasticidad a las arterias, gracias al magnesio y el potasio.
  • Regulan la digestión: la fibra ayuda a evitar y mejorar el estreñimiento.
  • Fortalecen los huesos: la vitamina C y el calcio ayudan a proteger huesos, dientes y articulaciones.
  • Ayuda a eliminar toxinas: previenen la formación de piedras en el riñón e infecciones en las vías urinarias, como la cistitis.
  • Favorece la salud de los ojos y piel: tiene vitamina A que ayuda al buen funcionamiento de la retina, especialmente para la visión nocturna, y para el buen estado de la piel y mucosas. La vitamina C ayuda además en la reparación de tejidos, formando proteínas que componen la piel, tendones, ligamentos.
  • Ideal para deportistas: hidrata, entrega energía gracias a sus azúcares de absorción rápida, y evita los calambres gracias al potasio.
Entre podemos hacerlo