Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

La sandía

Un verano sin sandía, ¡no es verano! Su dulce y refrescante sabor es nuestro mejor compañero para pasar las tardes de calor. Aunque está compuesta en gran parte por agua, la sandía tiene gran cantidad de nutrientes y nos aporta vitaminas, minerales y antioxidantes.

  • Hidrata: está compuesta en un 92% por agua, lo que la convierte en una excelente opción de hidratación para los días de calor.
  • Ayuda al corazón: aumenta el flujo sanguíneo a través de la vasodilatación (ensanchamiento de los vasos sanguíneos). Su efecto diurético (que favorece la eliminación de orina) y la presencia de potasio, ayudan a controlar la presión y a regular los latidos del corazón.
  • Favorece la vista: contiene betacaroteno, que al convertirse en vitamina A, cuida la retina del ojo, protegiéndolo de la degeneración macular y la ceguera nocturna.
  • Cuida los riñones: es un diurético natural que ayuda a aumentar el flujo de orina, favoreciendo el buen funcionamiento de los riñones.
  • Aumenta nuestras defensas: es rica en vitamina C, la que nos ayuda a combatir resfríos. Junto con eso, la vitamina C ayuda en el proceso de curación de heridas y en la formación de nuevos tejidos.
Entre podemos hacerlo