Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

La Quínoa

La quínoa, alimento de los pueblos andinos desde tiempos milenarios, aunque técnicamente es una semilla, se la clasifica como grano o cereal. Es rica en carbohidratos, fibra, proteínas y minerales como hierro, magnesio, fósforo, manganeso, zinc, cobre y potasio. También aporta vitaminas del grupo B.

Sus propiedades nutricionales la hacen muy recomendable para niños y adultos: 

Energía: es una buena fuente de energía, al igual que la avena, y para quienes hacen deporte, sus proteínas aseguran la reparación y el desarrollo de los músculos. 

Digestión: su alto aporte de fibra ayuda al buen funcionamiento del sistema digestivo. 

Apta para diabéticos: su bajo índice glicémico (rapidez con que un alimento eleva el azúcar en la sangre) sumado a la fibra y su mayor aporte de proteínas, la hace recomendable para las personas con diabetes. 

Apta para celíacos: no contiene gluten. 

Controla los niveles de colesterol gracias a su fibra.

La quínoa es un cultivo que necesita poca agua y se adapta a diferentes climas, desde el desértico hasta climas templados: puede crecer en lugares secos o ambientes húmedos.

Entre podemos hacerlo