Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

La piña

Dulce y aromática, amarilla y jugosa, la piña es una fruta originaria de América del Sur que está compuesta en gran parte por agua, vitamina C, vitamina B, potasio, magnesio y fibra.

Ayuda a la digestión: la bromelina es una enzima (proteínas que se encargan de todas las reacciones químicas del cuerpo) que se encuentra especialmente en el tallo y las raíces de la piña fresca. Su función es ayudar al estómago a digerir las proteínas (como la carne) lo que hace más fácil el proceso de digestión.

Desinflama: se recomienda comer piña después de operaciones, golpes, quemaduras o caídas, ya que la bromelina ayuda a desinflamar, reduce el dolor y ayuda a la recuperación del tejido muscular, incluso después de hacer actividad física.

Aporta Vitamina C: muy importante para la producción de colágeno, fundamental para la salud de la piel, la cicatrización de heridas, la reparación de ligamentos y tendones y mantención de cartílagos, huesos y dientes.

Hidrata: al estar compuesta en su mayoría de agua, te hidrata y contribuye a una piel más sana.

Desintoxica: es un poderoso diurético, que significa que te hace ir al baño de manera más frecuente lo que también te ayuda a limpiar tu organismo de sustancias que afectan tu salud.

¿Sabías que la piña era un símbolo de hospitalidad en las tribus indígenas y se ofrecía a los visitantes como signo de amistad?

Entre podemos hacerlo