Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

La fábula del colibrí y el cuidado del agua

Cuentan que un día hubo un enorme incendio en la selva. Todos los animales huyeron asustados y una vez a salvo, miraron con tristeza cómo el fuego les llevaba su hogar. En medio del horror, vieron que un colibrí volaba en dirección al fuego una y otra vez. Intrigados, le preguntaron que hacía, a lo que el colibrí respondió: “Voy al lago a buscar agua para apagar las llamas”.

Por eso es importante que: 

  • Prefieras duchas cortas que bañarte en tina: 5 minutos de ducha gastan entre 80 y 120 litros, mientras que una tina alrededor de 200 litros. 
  • Te laves los dientes con la llave apagada. Una llave abierta gasta entre 5 y 10 litros por minuto. 
  • No ocupes el WC como basurero. Cada vez que tiras la cadena gastas entre 10 y 20 litros de agua. 
  • Pídeles a tus mayores que no tiren el aceite por el lavaplatos. Usa una botella para vaciarlo y después lo botas a la basura. 

Cuando pienses que tus pequeños esfuerzos cotidianos no ayudan a resolver los grandes problemas, y que tu esfuerzo se diluye, ¡acuérdate de la fábula del colibrí!

Los animales se rieron del pequeño colibrí diciéndole que estaba loco si pensaba que con su pequeño pico podría apagar las llamas; a lo que él respondió “es cierto, pero estoy aportando mi granito de arena”.

Entre podemos hacerlo