Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

La espinaca

La espinaca, junto con entregarnos muchos beneficios para la salud, es una de las verduras más fáciles de incorporar en las comidas porque se pueden comer crudas, cocidas, en sopas, ensaladas o batidos. Cargada de nutrientes, sus hojas de color verde oscuro nos entregan proteínas, vitaminas y minerales importantes para la salud de la piel, el pelo y los huesos.

Hierro: es una gran fuente de hierro, un mineral que, si falta, puede afectar la energía, causar dolores de cabeza y fatiga.

Magnesio: es una de las mejores fuentes de magnesio, un mineral que cumple un importante papel en muchas de las reacciones químicas que ocurren en el cuerpo. Es un mineral importante para la función de los músculos y nervios, para regular el ritmo del corazón, para las defensas y la presión arterial.

Potasio: al igual que el magnesio, es un mineral que interviene en muchas funciones del cuerpo. Por ejemplo, ayuda a regular las contracciones de los músculos por eso cuando falta potasio, se pueden producir calambres, dolores musculares y rigidez. También ayuda a equilibrar los líquidos del cuerpo, a regular los latidos del corazón y la presión arterial.

Vitamina K: esta vitamina es importante para la salud de los huesos y los dientes porque ayuda al cuerpo a absorber el calcio.

Vitamina A y C: ambas vitaminas son muy necesarias para el crecimiento y reparación del pelo y la piel. La vitamina A ayuda a la hidratación mientras que la vitamina C es fundamental para la formación y el mantenimiento del colágeno, que le da estructura a la piel y el pelo.

Fibra: su alto contenido de fibra y agua ayuda a prevenir el estreñimiento y facilitar la función del sistema digestivo.

Antioxidantes: es una buena fuente de betacaroteno y luteína, antioxidantes muy beneficiosos para la vista. La luteína, muy importante para la salud de los ojos, debemos incluirla en la alimentación y la obtenemos de la espinaca cruda.

Entre podemos hacerlo