Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

Kiwi

¿Sabías que el kiwi debe su nombre a unas pequeñas aves de color café originarias de Nueva Zelanda, y tiene su origen en China?
Esta pequeña fruta, que crece en una enredadera, te mantiene lejos de los resfríos porque es rica en vitamina C: un kiwi tiene la misma cantidad de vitamina C que dos naranjas, el mismo potasio que un plátano y la fibra de los cereales.

  • Vitamina C: junto con reforzar tus defensas, es muy importante para la síntesis del colágeno, una proteína que se encuentra en todos los tejidos de huesos y cartílagos y es la encargada de dar estructura, firmeza y elasticidad a la piel. La vitamina C te ayuda también con las alergias y con enfermedades como la sinusitis y el asma.
  • Fibra: un solo kiwi equivale a un plato de cereales, lo que es de gran ayuda para el sistema digestivo y para mejorar la resistencia a la insulina.
  • Potasio: ayuda a evitar los calambres, a restablecer los músculos después del ejercicio, a regular el ritmo del corazón y a mantener un equilibrio sano de líquidos en el cuerpo. El kiwi aporta más potasio que el plátano. 
  • Antioxidantes: son sustancias naturales, o fabricadas por el hombre, que pueden prevenir o retrasar algunos tipos de daños a las células evitando la aparición de ciertas enfermedades y retrasando el envejecimiento. El kiwi es rico en carotenoides y flavonoides, dos tipos de antioxidantes, por eso que 2 kiwis al día pueden ayudar a prevenir ciertas enfermedades al corazón. 

¿Tus kiwis están verdes? ¡ponlos al lado de las manzanas o plátanos! Estas frutas para su propio proceso de maduración producen etileno (hormona de la maduración) que al entrar en contacto  con otras frutas, ayuda a que maduren de forma más rápida.

Entre podemos hacerlo