Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

El plátano

Si hablamos de deporte y actividad física, no podemos dejar de mencionar la fruta que por excelencia se asocia a esta actividad: el plátano. Rico en carbohidratos, ácido fólico, vitaminas B6 y fibra, además de ofrecer un gran aporte energético, es muy importante a la hora de prevenir calambres. Esto se debe a que el plátano aporta potasio, un mineral que participa en la contracción y relajación muscular y mantiene el equilibrio del agua corporal, ambas muy importantes para el funcionamiento de los músculos que se encuentran en actividad.

Junto con eso, el plátano te ayuda a:

  • Controlar la presión sanguínea gracias a que el potasio ayuda a disminuirla.
  • Evitar la acidez gracias a sus componentes alcalinizantes. Funciona como un antiácido natural que ayuda a disminuir cualquier molestia relacionada con el sistema digestivo. También es un alimento ideal para mejorar la salud cuando se sufren úlceras.
  • Regular el sistema digestivo gracias a su aporte de fibra. Además, tiene pectina, una fibra soluble que ayuda a controlar el azúcar en sangre y mejora la salud del colon.

¿Cuándo conviene más comerse un plátano? Cuando está más verde, es mejor para las personas con enfermedades relacionadas con el azúcar, como la diabetes, porque su aporte en azúcar es menor. Cuando está amarillo, es rico en fibra y aún su aporte en azúcar es bajo. Cuando está muy maduro (de tono café o con “muchas pecas”), aporta menos fibra y mayor concentración de azúcares. En ese caso es una colación perfecta para antes o después de entrenar, ya que te da la energía para entrenar o para recuperarte.

El plátano es el ingrediente principal de muchas de nuestras recetas saludables como panqueques, brownies y galletas entre otras. ¡Te animamos a probarlas!

Entre podemos hacerlo