Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

El pepino

Con tomate, yogurt, limón, como ingrediente de sopas o para saborizar el agua, ¡muchas son las formas de comer esta hidratante verdura! De la familia de la calabaza y la sandía, el pepino se caracteriza por estar formado en gran parte por agua, ser fresco y rico en fibra, vitaminas y minerales.

Comerlo trae muchos beneficios al organismo:

  • Cerebro: tiene flavonol, que es un antioxidante* antiinflamatorio que favorece la conexión entre las neuronas cuidando la salud del cerebro.
  • Ayudan a disminuir el cansancio y el estrés: contiene muchas vitaminas del grupo B, muy efectivas para relajar el sistema nervioso y aliviar los síntomas de la ansiedad y el estrés.
  • Facilitan el funcionamiento del sistema digestivo porque al ser ricos en agua y en fibra, ayudan a prevenir el estreñimiento.
  • Corazón: tienen potasio, un mineral que ayuda a regular la presión arterial y facilita la correcta transmisión del impulso nervioso.
  • Piel: entre sus minerales destaca el silicio, esencial en la formación del colágeno, una proteína muy importante para la estructura de la piel y de los tejidos blandos del cuerpo. Su vitamina E ayuda a restaurar y humectar la piel y su efecto hidratante y desinflamatorio los hace muy indicados para aliviar las quemaduras del sol.

*  Son compuestos químicos que ayudan a combatir o neutralizar la acción de otros compuestos que provocan enfermedades.

¿Sabías que el pepino, desde el punto de vista de la botánica, es en realidad una fruta? porque contienen pequeñas semillas en el medio y crecen de la flor de la planta de pepino.

Entre podemos hacerlo