Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

El mar y la actividad física

El mar no solo nos calma cuando lo vemos y escuchamos, sino que también es un buen lugar para ejercitarnos sin forzar las articulaciones, ya que dentro del agua, nuestro cuerpo es mucho más liviano.

Una persona que fuera del agua no puede saltar porque tiene un problema en las rodillas, por ejemplo, dentro del agua flotará y podrá hacer una gran variedad de ejercicios sin que le duela: flotar mientras las piernas se extienden o flexionan juntas o por separado, abrir las piernas en forma de tijera, acercar y alejar las piernas del pecho y así, existen muchas formas de tonificar los miembros inferiores. Lo mismo puedes hacer con los brazos, moviéndolos de adelante hacia atrás, o en forma de círculos. 

Otro buen ejercicio en el mar, que te ayuda a fortalecer el tronco, es intentar que las olas no te boten. Para eso, debes pararte en algún lugar donde el agua te llegue al cuello y aguantar sobre una pierna o sobre las dos, recibiendo las olas de frente, de lado o de espaldas. Con este simple juego podrás poner a prueba tu equilibrio, tan importante para evitar las caídas fuera del agua.

Como ves, el mar no solo nos entrega alimentos que le hacen muy bien a la salud, sino que te da la oportunidad de ejercitarse y botar el estrés sin que tu cuerpo prácticamente lo sienta. 

Entre podemos hacerlo