Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

El cochayuyo

El cochayuyo es un alga de mar comestible, llena de nutrientes, que está presente en nuestras costas desde la zona central hasta Tierra del Fuego. Su tronco, que es una de las partes más apreciadas, se le llama Huilte o Ulte. Se puede comer crudo en ensaladas, como sopas o purés, junto a hortalizas, cereales o legumbres.

Desintoxica: tiene ácido algínico, un componente que tiene la capacidad de unirse a elementos tóxicos y metales pesados presentes en el cuerpo y arrastrarlos hacia afuera a través de la orina, limpiando el cuerpo. Por esto se recomienda comerlo durante y después de tratamientos con remedios, crónicos o intensos, como antiinflamatorios, corticoides, inmunosupresores, quimioterapia.

Ayuda a los sistemas digestivos e inmunológicos: su alta cantidad de fibra es muy importante para una sana digestión, reduciendo la posibilidad de sufrir acidez, reflujo o estreñimiento. Ayuda también a tener una flora intestinal sana, lo que fortalece las defensas y ayuda a bajar los niveles de colesterol. 

Fortalece piel, pelo y uñas: por su aporte de calcio, azufre, yodo, hierro y magnesio, y por su contenido en silicio, zinc y vitamina E. 

Recomendado para huesos y tiroides: su equilibrio de calcio y magnesio lo hacen un excelente alimento para los huesos. El yodo que aporta es ideal para frenar el hipotiroidismo (la tiroides no produce suficientes hormonas afectando la energía del cuerpo). 

El cochayuyo alivia las encías de los niños cuando les están saliendo los dientes. Tiene una consistencia elástica que no se rompe y al mezclarse con la saliva, desprende minerales como calcio y magnesio (importantes para huesos y dientes) y pequeñas cantidades de fibra que facilitan la digestión.

Entre podemos hacerlo