Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

Educar en la alimentación

Una adecuada nutrición es la base del crecimiento y de un óptimo desarrollo de niños y adolescentes. Previene enfermedades y favorece un mejor estado de salud para la vida adulta.

Por eso es muy importante:

Acostumbrar el paladar de los niños al sabor de los alimentos naturales y sin aditivos, lo que los ayudará a evitar comer otros alimentos que son perjudiciales para su salud.

Llevar una dieta lo más natural posible, con alimentos frescos, de temporada, dejando los alimentos procesados para momentos puntuales, como un cumpleaños, una fiesta o la visita a casa de los abuelos.

Educar para que sepan detectar los alimentos que les convienen y los que son más perjudiciales para su cuerpo, lo que será la base para cuando ellos tengan que organizar y gestionar su alimentación. El origen de nuestros hábitos saludables como adultos se origina en la infancia.

Acostumbrarlos a armar sus platos con al menos tres grupos de alimentos: vegetales, proteínas, carbohidratos o legumbres.

Una mala alimentación tiene graves consecuencias para la salud: obesidad, diabetes, sistema inmunológico deprimido, tallas bajas y desnutrición, lo que afecta significativamente en la calidad y esperanza de vida.

Entre podemos hacerlo