Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

¿Cómo lograr que los niños coman de todo?

Cuando comenzamos a introducir a los niños en el mundo de la alimentación, es natural que las texturas, olores y sabores muchas veces les produzcan rechazo y se nieguen a probar un alimento. ¿No insistimos más o probamos otro día?

¡Hay que insistir! y ofrecerle ese alimento nuevamente en algunas semanas, preparado de manera distinta y con una presentación atractiva para que primero le entre por los ojos. Los niños necesitan tiempo para acostumbrarse a un nuevo sabor y eso significa probar hasta 15 veces para que decida si le gusta o no.

En este viaje por la alimentación, Crecer Sano te da algunas ideas que pueden hacer el camino más fácil, pero lo primero y más importante, es la paciencia.  Los castigos solo provocarán el efecto contrario y que el niño asocie el alimento con el castigo.

  1. Adivina, adivinador: para niños más grandes, tapa los ojos del niño con un pañuelo y dale a probar alimentos. Si adivina qué es, gana algo, por ejemplo, jugar algo que le encante.
  2. Quien prueba un alimento nuevo, puede elegir: preséntale un alimento que no haya probado nunca y si lo prueba, le guste o no, dale la posibilidad de escoger un alimento que le guste para el día siguiente.
  3. El juego del arcoíris: por cada alimento de un nuevo color que pruebe, ganará un punto y al llegar a 10, ¡podrán escoger una comida!
  4. Prepara comidas que les gusten con alimentos camuflados: hamburguesas, nuggets y tortillas pueden ser excelentes alternativas para meter verduras.
  5. Cocina con los niños: involucrar a los niños en la preparación de los alimentos es una excelente manera de lograr que quieran probarlos.
  6. Permite que coman con las manos: aunque queremos que nuestros hijos coman con cubiertos, a los más chicos les atrae la posibilidad de comer con las manos. Permite que experimenten con los alimentos nuevos, reconozcan texturas y se ensucien un poco.
Entre podemos hacerlo