Imagen del Concurso de Crecer Sano
Fill out my online form.

Cómo el ejercicio influye en tu desarrollo.

Cuando juegas en la plaza, corres detrás de la pelota, andas en bicicleta o juegas al pillarse, aunque no lo creas ¡estás haciendo ejercicio! Lo mismo que cuando practicas un deporte, bailas e incluso cuando te agachas para tocarte los dedos de los pies.

El ejercicio es muy importante para tu desarrollo físico y mental y Crecer Sano te cuenta por qué.

El corazón es un músculo que trabaja bombeando la sangre que corre por tu cuerpo. Cuando haces ejercicios aeróbicos como correr, trotar, nadar o caminar, respiras más rápido, inspiras más aire y el corazón late más fuerte, con lo que se está ejercitando y haciendo más fuerte.

Cuando andas en bicicleta, saltas o juegas con una pelota, fortaleces los músculos y huesos del cuerpo. Los músculos, además de ser los encargados de los movimientos, le dan soporte y protección al cuerpo, te protegen frente a las caídas y te ayudan a mantener la postura entre muchas otras cosas. Los huesos en tanto trabajan junto con los músculos para sostener el cuerpo cuando estamos de pie y para movilizar el cuerpo cuando caminamos o corremos.

El ejercicio también puede mejorar tu estado de ánimo. Cuando haces ejercicio físico, el cerebro libera endorfinas, sustancias químicas que te hacen sentir más feliz, te ayudan a estar más concentrado en el colegio y a dormir mejor. Esto a su vez mejora tu confianza y tu autoestima.

Hacer deporte te ayuda a:

  • Crear hábitos saludables.
  • Seguir reglas.
  • Mantener un peso adecuado para tu edad y tu tamaño.
  • Mejorar tus habilidades para relacionarte y crear vínculos con otros niños.
  • Aumentar tus defensas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda que los niños hagan ejercicio moderado al menos una hora al día. Para los más pequeños (5-7 años), los deportes aeróbicos los ayudan con la coordinación, elasticidad y equilibrio. Para niños un poco más grandes (7-10 años), los deportes en equipo fomentan el esfuerzo, la disciplina y la sana competencia. 

Entre podemos hacerlo